fbpx

7 récords más raros en el running

Te contamos 7 historias de superación y rareza únicas en el mundo del running, que no creerás por ser récords.

La imbatible Sara Andrés

Empezamos con las damas, en este caso la  joven atleta paralímpica madrileña, rompió un récord mundial en Dubai 2019 con 12,90 segundos en 100 metros lisos en su categoría T62. Llegó a la meta con prótesis en lugar de sus pies, que perdió en un accidente a los 25 años, cuando estaba en su mejor momento. Lejos de hundirse en el pesimismo, lo asumió como una segunda oportunidad, tal como lo hizo después cuando fue diagnosticada con cáncer de tiroides, que la obligó a parar durante seis meses; después de otro reto superado, se preparaba para los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Martín Fiz primer español campeón mundial en maratón

Nacido en Vitoria, en 1963, Fiz es el primer español proclamado campeón maratonista del mundo.  Una vez retirado en 2001 ha seguido corriendo y cosechando grandes éxitos como atleta veterano. Entre estos logros se encuentra el de ser el primer atleta en ganar los 6 grandes del maratón mundial Six Majors: Nueva York, Boston, Chicago, Berlín, Londres y Tokio. Más recientemente consiguió batir el récord del mundo de 10Km para mayores de 55 años con un registro de 31’36.

Las zapatillas de running más caras del mundo

El empresario canadiense Miles Nadal batió el récord al adquirir las zapatillas de running más costosas de la historia, del modelo Nike Waffle Racing Flat Moon Shoe, creados por el cofundador de la empresa de accesorios deportivos, Bill Bowerman, para los atletas norteamericanos de los Juegos Olímpicos de 1972. La puja del único par existente de los 12 originalmente creados, fue virtual. Miles pagó la insólita cantidad de $437.000.

La carrera más larga del mundo

Tiene una longitud de 5.000 km alrededor de una cuadra en Nueva York, los corredores gastan hasta 20 pares de zapatillas, recorriendo una distancia equivalente a 2 maratones y medio por día y solo con cinco horas de sueño cada noche. Es la carrera Sri Chinmoy Self-Transcendence, certificada como la más larga del mundo, dura 52 días corriendo o caminando tanto como quieran entre las 6 am y la medianoche. En las 6 horas restantes los participantes pueden comer, lavarse y curarse los pies, mientras más tiempo se demoren en eso, menos duermen, solo 43 personas han completado esta carrera de Nueva York en 22 años.

Familia que corre unida, permanece unida

El maratón más rápido corrido por padre e hijo fue en Londres en 2015, Graham Green y su hijo hicieron un tiempo de 5 horas, 2 minutos y 12 segundos. El exbombero inglés de 54 años, sorprendió a todos, triunfando en su categoría de edad Master 50-54 en dicha maratón. Este super runner corre a un promedio de 3’42» el kilómetro, lo sorprendente no es solo eso, sino que su cuerpo no es como el de cualquier maratonista de peso bajo, más bien parece un levantador de pesas.

Abebe Bikila «siempre animado«

La historia de Bikila es un ejemplo a seguir, etíope y acostumbrado al trabajo descalzo, en terrenos rudos, entrenó para correr y casualmente entró en este maratón, el atleta que originalmente participaría tuvo un impedimento y eligieron a Bikila, aún desconocido, como ninguna zapatilla le quedaba, no se desanimó y corrió descalzo.

En 1960, Roma, Bikila tardó 2 horas, 15 minutos y 16 segundos en recorrer los aproximadamente 42 kilómetros. Batió el récord mundial, ganó el oro olímpico y entró en la historia para siempre. Poco después, su vida se convirtió en una tragedia pues sufrió un accidente automovilístico y quedó parapléjico en 1969. A sus escasos 41 años, Bikila murió.

Kenichi Ito «Motivación al cuadrado«

Este extraordinario japonés, a sus 29 años, ingresó en el Récord Guinness, recorriendo 100 metros en 16.87 segundos. Kenichi piensa que en unos años estaremos caminando como los monos y se planteó el reto de aprender a desplazarse con los pies y las manos pegadas al suelo. Con el objetivo de perfeccionar su estilo, va al super, al banco, a la farmacia y a todos lados en cuatro patas.