coderas para tendinitis

Las coderas para tendinitis son lo que buscas, si quieres mejorar rápidamente de esa lesión en el codo.

Comprar Coderas para Tendinitis

Lo mejor que puedes hacer para que tu proceso de recuperación sea correcto y más rápido: es usar órtesis como las coderas, te ayudaran relajar el tendón generando calor y compresión.

¿Para qué sirven las Coderas Running?

codera para tendinitis gris

Las principales funciones de las coderas en el running son: proteger, prevenir lesiones o como elemento curativo si ya sufres de una tendinitis y necesitas recuperarte.

Las coderas para tendinitis trabajan como su nombre lo dice, sobre el tendón. Estas ejercen leve presión sobre el mismo, haciendo que sus fibras se relajen  evitando que reciba toda la fuerza de los músculos en movimiento;  y así no se genera dolor por sobrecarga.

También ejercen compresión, que es esa leve presión sobre el tendón de la cual hablábamos; y además generan calor, ambas características son excelentes para disminuir el tiempo de recuperación.

Son una buena opción si quieres que tu codo sane bien, mientras continuas con tu rutina diaria y deportiva, sin riesgo de empeorar. Cuando son coderas completamente terapéuticas, usadas netamente para recuperarte de la epicondilitis/epitrocleitis pueden limitar ciertos movimientos; pero no te impiden trotar ni llevar una vida normal, solo debes evitar no sobrecargar la zona.

A menos que tu médico te indique reposo absoluto, puedes confiar en que con una codera puedes estar seguro.

Son fáciles de usar y no entorpecen el uso de ropa. Puedes usarlas bajo la ropa o con camisetas manga corta, pues hay tipos de coderas bastante cómodas que no tienen tantos aditamentos; igual garantizan mejoría y protección.

coderas apra running protectoras

Hay algunas coderas para correr, que más que para un proceso de recuperación, son para evitar traumatismos. Deberías tener presente su uso sobre todo si realizas trail running, ya que el riesgo a caerse o sufrir algún accidente es mayor que en el atletismo en pista o asfalto.  Son elásticas y se colocan con facilidad; tienen buen ajuste y traen un material acolchado en la zona del codo, para protegerlo de golpes y traumatismos, mediante la amortiguación en el momento de una caída.

Tendinitis de codo ¿cómo tratarla?

La tendinitis puede ser  de dos tipos: epicondilitis lateral también conocida como codo de tenista o  medial también llamada codo de golfista. La diferencia es que el dolor se genera en zonas distintas, en la lateral el dolor se produce en el lado externo y la medial del lado interno.

Los síntomas además de dolor en el codo son dolor: en el antebrazo, al apretar las manos, mover los dedos, levantar o doblar la muñeca; y cuando se abre un frasco o se gira la manilla de una puerta.

Es recomendable asistir a un médico para que diagnostique la causa de esta patología, si no ha sido causada por algún traumatismo. Para así tener certeza de la causa y un tratamiento  bien enfocado.

El tratamiento está enfocado en reducir la inflamación y por supuesto el dolor. Así mismo, se enfoca en preservar la movilidad y prevenir la incapacidad y la aparición de la lesión nuevamente. Los tratamientos son múltiples, te diremos diferentes opciones para que tengas conocimiento de ellas.

De manera general se pueden dividir en convencionales y quirúrgicos. Los primeros incluyen todos aquellos que no implican una intervención en un quirófano y en su contraparte aquel que se realiza en un quirofano.

Descanso y uso de órtesis (coderas)

Muchas veces las tendinitis se deben a sobrecarga, por esa razón uno de los tratamientos iniciales seria el reposo. Pero no implica un reposo absoluto sino disminuir actividades que puedan generar mayor carga a los tendones, músculos y articulación. El descanso te ayudará a que disminuya la inflamación y sane la lesión.

El uso de coderas para tendinitis te va ayudar en esa primera etapa de reposo. Porque permiten que haya un descanso, dando soporte para evitar esfuerzo. Debes consultar con tu médico el tiempo que debes usarla, porque su uso indefinido conlleva a disminución de la fuerza y movimientos limitados.

Crioterapia

 La aplicación de compresas frías en la zona afectada ayuda a reducir la inflamación y el dolor. Sobre todo en tendinitis agudas, en las cuales se genera dolor intenso pero por “corto” tiempo. Sigue estas instrucciones para la aplicación de crioterapia:

  • Usa una compresa de gel fría o una bolsa con hielo.
  • Si eres de piel delicada, envuelve la compresa en una toalla, para evitar quemaduras y dolor.
  • Ponlo en la zona afectada por 15-20 min/ 3-4 veces por día.

Termoterapia

Después de que hayan pasado 48 h del traumatismo, probablemente sea más adecuado y beneficioso el uso de compresas de calor. Para a la termoterapia vas a necesitar una compresa de gel caliente, una bolsa caliente o una toalla que haya calentado en el microondas; debes tener especial y asegurarte de que no esté tan caliente como para causarte una quemadura.

Al igual que en la crioterapia, vas a aplicar calor por 15-20 min/3-4 veces al día. Evita combinar geles o cremas que contengan analgésicos al aplicar las compresas de calientes, porque pueden causar quemaduras severas. Por último, toma un baño o ducha caliente.

Recomendaciones: compresas de gel

Medicamentos

Los analgésicos y antiinflamatorios, reducen el dolor y por supuesto la inflamación. Tu medico probablemente te recete algunos, para disminuir la incomodidad y malestar. De igual forma, hay medicamentos de venta en las farmacias que puedes conseguir sin receta de tu médico, y te pueden ayudar a disminuir la molestia. Los AINE que puedes tomar son: ibuprofeno, diclofenaco, ketoprofeno, naproxeno entre otros.

Terapia física

Las terapias físicas son realizadas por un fisioterapeuta, podemos encontrar varios tipos como:

  • Masaje muscular, puede disminuir el dolor miofacial y la carga muscular que por consiguiente puede llevar a carga y molestia en el tendón.
  • Ejercicios enfocados a tu lesión, pueden ayudarte a ganar fuerza y movimiento del área afectada.
  • El Ultrasonido proporciona calor profundo que ayuda a disminuir el dolor e inflamación.
  • Con la Hidroterapia puedes ganar fuerza muscular perdida por la lesión, realizando ejercicios bajo el agua. También puedes elegir hidroterapia térmica o química.

Tratamiento quirúrgico

La cirugía siempre va a ser el tratamiento de última elección, a menos que el traumatismo sea sumamente grave como para requerir una intervención quirúrgica inmediata. Si después de 6-12 meses los tratamientos no invasivos no funcionan, se toma esta vía.

Se basa generalmente en la extirpación/recesión del musculo enfermo, y la unión del musculo sano al hueso. El tipo de procedimiento que se realice va a depender de: la gravedad de la lesión, la condición de salud que tengas y tus necesidades personales. Puede ser una cirugía abierta o artroscópica.

Posterior a la cirugía, el brazo queda inmovilizado con una férula por más o menos una semana. Después se inicia con el plan de rehabilitación, priorizando inicialmente la recuperación de la flexibilidad.

Última actualización el 2020-07-06 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados