fbpx

Rodilla del Corredor

El síndrome de la banda iliotibial (SBIT), síndrome de fricción de la banda iliotibial (SFBIT), síndrome de la rodilla del corredor ; es una de las lesiones por sobrecarga  más comunes en corredores, afecta a un 12% de la población de runners y en un menor porcentaje en ciclistas. Además es una de las causas más comunes de dolor en la zona lateral de la rodilla. Esta es una lesión de tipo inflamatorio no traumático es decir, no se genera por un accidente sino por sobrecarga y otros factores predisponentes. Por otra parte esta lesión no se enfoca en un tipo de corredor, corredores de distancias cortas o largas pueden verse afectados por igual.

En primer lugar hablaremos de las estructuras anatómicas (músculo y tendones) que se ven afectadas en la rodilla del corredor, para que puedas entender a plenitud de qué se trata la rodilla del corredor. Vamos a encontrar 2 estructuras principales que influyen en esta lesión: musculo tensor de la fascia lata y la banda iliotibial.

El musculo se inserta en la cresta iliaca y su otro extremo en la banda/cintilla iliotibial (BIT). Esta banda es una estructura densa de tejido fibroso (es un tendón) poco flexible; en ella confluyen el musculo extensor de la fascia lata, el glúteo mayor y el medio, siendo este punto en donde se inicia el tendón. Posteriormente desciende por la cara externa del fémur (correspondiente a la cara externa del muslo); pasa por el epicóndilo lateral del femur y finalmente se inserta a nivel de la cara externa/lateral de la tibia en el tubérculo de Gerdy.

Rodilla del corredor estructuras implicadas
Rodilla del corredor estructuras implicadas 1

Además la banda iliotibial se relaciona con la parte lateral de la rótula, por ello el acortamiento de este tendón se relaciona con la condromalacia rotuliana; este acortamiento genera una fuerza de tracción lateral de la rótula lo que produce un movimiento y posición anormal de esta.

Rodilla del corredor estructuras implicadas 2

Síntomas de la rodilla del corredor

Como consecuencia de la rodilla del corredor se generan una serie de síntomas y signos, el principal es el dolor. El dolor es de tipo punzante, localizado en la cara lateral de la rodilla y se acompaña (a veces) de una sensación de quemazón. También algunos estudios indican que la lesión este asociada a inflamación de la banda iliotibial; provocada por el movimiento de cruce del epicóndilo lateral del fémur durante la flexión y la extensión.

Por otra parte se puede iniciar una carrera sin sentir molestia, pero los síntomas pueden aparecer rápidamente incluso en carrera corta; al parar la actividad física los síntomas desaparecen y vuelven aparecer después de iniciar la siguiente carrera. Si la lesión avanza sin ningún tratamiento o terapia el dolor aumenta; y se presenta incluso al caminar, subir y bajar escalera y se puede extender en todo el trayecto de la BIT.

Además al avanzar la lesión lo que puede presentarse es un dolor repentino cuando se intenta correr e incluso en reposo; también aparece al haber caminado mucho o al estar de pie por tiempo largo. Así mismo la intensidad del dolor aumenta cuando se corre por terreno irregular, pendientes; también el dolor se puede acompañar de una especie de “clic” en el momento de las zancadas, flexión y extensión de la rodilla.

También si se palpa o presiona a nivel del epicóndilo lateral del femúr mientras se flexiona o extiende la rodilla, se presenta dolor; el cual se vuelve más agudo si hay una flexión de 30° al momento de palpar. Es importante agregar que los corredores que no tienen antecedentes de traumas o accidentes, comentan que el dolor tiene un inicio insidioso en la cara lateral de la rodilla; esta característica ayuda a tener un diagnóstico más certero.

Causas de la rodilla del corredor

Ahora bien dividiremos las causas de la rodilla del corredor entre factores intrínsecos (internos) y extrínsecos (externos), y así podrás entender de una forma más sencilla y organizada la posible causa de la rodilla del corredor.

Factores intrínsecos

En primer lugar mencionaremos una de las causas que es más comúnmente nombrada: excesivo roce o contacto continuo entre la BIT y el epicóndilo lateral del femur, el cual se corresponde a la región externa e inferior de la rodilla. Esta fricción se genera  en la mayoría de los casos de forma gradual, como producto de entrenamientos intensos o excesivos, que se realizan de manera inadecuada.

Por otra parte la banda iliotibial es un estabilizador lateral de la cadera durante el movimiento de flexión y también estabilizador anterolateral de la rodilla. Es por ello que si hay un aumento en la flexión del fémur y rotación interna de la rodilla podría conllevar a una mayor tensión en la BIT. Así mismo existen otros posibles factores etiológicos como:

  • Comprensión del tejido adiposo sobre la banda iliotibial.
  • Debilidad de los músculos extensores de la cadera.
  • Mayor flexión de cadera y rotación interna exagerada.
  • Banda iliotibial corta y tensa.
  • Epicóndilo lateral del femur muy prominente.
  • Debilidad (poca fuerza) en el cuádriceps e isquiotibiales.

También existen factores de riesgo asociado con variaciones anatómicas que influyen en la aparición de esta lesión, estas son:

  • Genu varo con torsión tibial interna (piernas arqueadas).
  • Talones varos (talón orientado hacia dentro).
  • Varo del antepié (antepié inclinado hacia adentro/ inversión del antepié con respecto al talón).
  • Pies cavos (arco plantar muy excesivo).
  • Discrepancia en longitud en los miembros inferiores (una pierna más larga).
  • Pronación del pie (rotación exagerada del pie hacia dentro).
Rodilla del corredor factores de riesgo 1
Rodilla del corredor factores de riesgo 2

Factores Extrínsecos

Por el contrario a los factores intrínsecos que pueden influir en la aparición de la rodilla del corredor, tenemos los extrínsecos que actúan como factores de riesgo o predisponentes en la aparición de la rodilla del corredor; la diferencia es que los factores extrínsecos si podemos controlarlos de manera más sencilla para evitar la rodilla del corredor. Normalmente estos tienen que ver con el entrenamiento, y son los siguientes:

  • Errores en la planificación del entrenamiento: entre ellos se incluyen cambios rápidos en el entrenamiento que se realiza rutinariamente, mayor kilometraje de lo habitual, aumento del tiempo de zancada.
  • Correr siempre en la misma dirección en superficies con curvas excesivas  como el caso de las pistas de atletismo; siendo más afectada la banda iliotibial adyacente al borde interno de la pista.
  • Carreras constantes en pendiente descendente; tiende a ser peor porque hay mayor flexión de la rodilla.
  • También cuando los entrenamientos incluyen subir o bajar escaleras en exceso.
  • Las zapatillas muy usadas o con poca amortiguación suelen ser causales de dolor, cuando hay mayor desgaste las fuerzas del suelo se transmiten con mayor intensidad a las estructuras del cuerpo.
  • El terreno en el que se corre también es importante, superficies muy duras también podrían influir en la aparición de la lesión.

Sin duda la causa de la rodilla de corredor no se limita a un solo factor (intrínseco o extrínseco) sino a la combinación de estos en diferente medida.

Si deseas continuar leyendo sobre la rodilla del corredor y su tratamiento visita nuestra sección de running, en donde también podrás encontrar otros temas interesantes.

⚠️Tal vez te interese estos artículos