Tratamiento de la rodilla del corredor

Anteriormente hablamos de los síntomas de la rodilla del corredor y lo que implica padecer esta lesión; en este artículo te comentaremos todo lo referente al tratamiento de la rodilla del corredor. Sobre todo tratamientos conservadores que incluyen ejercicios para fortalecer la musculatura y estiramiento de la misma, que incluso te ayudará a evitar otras lesiones.

Sin duda alguna la recuperación de la rodilla del corredor incluye diferentes pautas, y la mayoría  incluye tratamientos conservadores, como lo mencionamos anteriormente. Por eso intentaremos mencionar todas las posibilidades a las que puedes optar en tu rehabilitación; y así podrás elegir la que más te agrade y más se adapte a ti.

ℹ️Probablemente te interese leer sobre las causas y síntomas de la rodilla del corredor.

Tratamiento de la rodilla del corredor CONSERVADOR

En particular este tipo de tratamientos ha reportado una alta tasa de éxito hasta de 94%; por supuesto cada caso es distinto y se debe evaluar la mejora de la lesión al aplicar el tratamiento para saber si hay recuperación de la rodilla del corredor. Además el objetivo principal de este tipo de protocolo es: devolver al atleta a su rutina deportiva sin padecer ningún dolor, de la manera más rápida y segura posible.

Así mismo los principios base para el tratamiento de la rodilla del corredor incluyen: controlar la inflamación, modificar la actividad y corregir todos aquellos factores (los que mencionamos en nuestro post anterior) que puedan mantener o exacerbar el dolor. En consecuencia se obtendrá un tratamiento ideal siguiendo esta pauta.

Del mismo modo se toma en cuenta el grado de la lesión para decidir qué tipo de tratamiento, ya que una lesión avanzada requiere tratamientos más específicos. Los grados de lesión son los siguientes:

Grado I

En esta fase el enfoque es en realizar ejercicios de estiramiento antes de la actividad deportiva para aliviar la sintomatología. En este caso nosotros recomendamos reducir la intensidad y el tiempo de los entrenamientos, y realizar más bien un descanso activo simplemente caminando algunos minutos o haciendo natación y evitar el estilo braza.

Grado II

Así como en el grado I los estiramientos son ideales en esta fase, para disminuir la tensión en la banda iliotibial (BIT). También se puede aplicar crioterapia en la zona de dolor después de la actividad física (reposo activo) o tomar AINE (analgésicos no esteroideos).

Grado III

El primer paso es controlar la fase aguda del dolor, mediante reposo total y sesiones de fisioterapia por unas 6 semanas dependiendo de la mejora. Se inicia con disminución de la inflamación, después estiramiento de los músculos,  fortalecimiento y estabilización de: los abductores de la cadera, glúteo medio y tensor de la fascia lata.

Grado IV

El tratamiento de la rodilla del corredor en esta etapa varía con respecto a los anteriores: algunos profesionales en el área de la salud recomiendan las infiltraciones con corticoesteroides, que implica introducir dentro de la articulaciónr una sustancia antiinflamatoria; aunque nosotros preferimos dejar ese tratamiento a un lado porque las infiltraciones podrían lesionar estructuras anatómicas (músculos y tendones) por la punción constante. Además se sugiere continuar con el tratamiento fisioterapéutico.

Grado V

Probablemente si no se trata la lesión y se deja avanzar mientras se continua con la actividad física a la misma intensidad y sin realizar ningún cambio, probablemente se convierta en una lesión crónica con dolor constante. Y en este momento las terapias serán más agresivas, deja de ser un tratamiento conservador y se toma como opción la cirugía. El objetivo de esta consiste en el alargamiento de la BIT al nivel donde se acumula más la fricción/roce.

Tratamiento fisioterapéutico de la rodilla del corredor

Ahora bien los tratamientos fisioterapéuticos incluyen: masajes, ejercicios de estiramiento y fortalecimiento básicamente. Además incluye:

  • Fibrolisis diacutánea de los compartimentos musculares entre el musculo tensor de la fascia lata (TFL) y la BIT; mediante esta terapia se eliminan adherencias entre el musculo y el tendón que irritan al mismo, en este caso la BIT.
  • Acupuntura de los puntos gatillos miofaciales del TLF. El tratamiento consiste en introducir agujas de acupuntura en la piel de manera casi superficia en los sitios de dolor muscular de tensor de la fascia latal.
  • Estiramiento analítico del TLF, Gluteo mayor y medio y cuadricep. Esta terapia implica masajes para estirar los músculos y recuperar la amplitud del movimiento de estos.
  • Enseñanza de autoestiramiento del TFL, glúteo mayor y medio y cuadriceps, el fisioterapeuta da las instrucciones necesarias para que aprendas a realizar por tu cuenta el estiramiento.
  • Vendaje neuromuscular de la TLF/BIT, también es conocido con el nombre de kinesiotaping, Se utilizan cintas adhesivas en ciertas posiciones de acuerdo a la lesión, mejorando la actividad de la musculatura y protegiendo las articulaciones. .
  • Crioterapia en la zona de dolor por 15 minutos, la crioterapia no es más que la aplicación de compresas frias.
  • Aplicación de TENS, este es un electroestimulador, con este se realiza electroestimulación o aplicación de corriente eléctrica de los nervios a través de la piel

💡 Puede que te interese leer sobre los electroestimuladores musculares.

 En cuanto a los masajes se realiza masaje funcional y descontracturante del TLF, la BIT, cuádriceps. En la primera sesión solo se incluye el TLF y la BIT, y a partir de la segunda se incluye al cuádriceps.

Ejercicios de estiramiento

A través de los estiramientos se han obtenido buenos resultados, estas son las afirmaciones de varios estudios. En muchos casos la rodilla del corredor suele causar tensión y acortamiento de la BIT. Con los estiramientos adecuados se reduce la tensión y se logra la elongación de la misma; y así reducir la compresión en el epicóndilo lateral del fémur.

Los ejercicios de estiramiento son:

  • Estiramiento de la BIT de pie con los brazos estirados: debes cruzar la pierna no afectada sobre la lesionada e inclinarte con las piernas estiradas y cruzadas. Así mismo realizo la misma posición pero en vez de llevar los brazos arriba, te debes agachar sin doblar las rodillas y tocar los pies con las manos. También otra variante es estirar y cruzar la pierna lesionada por detrás deslizando el pie hasta notar máxima tensión indolora, apoyando una mano sobre la pared. (Fig 1a, 1b y 1c)
  • Estiramiento del cuádriceps de pie, vas a poner adyacente a una pared la pierna sana. Te apoyas en la pared con la mano y con la otra sujetas el tobillo de la pierna lesionada llevándolo hacia el glúteo. Mantienes las rodillas juntas y la espalda erguida. (Fig 2)
  • Estiramiento de la BIT acostado usando una banda elástica posicionada alrededor del arco del pie sujetando la banda con la mano contraria; realizando un movimiento de flexión de la cadera. (Fig 3)
  • Estiramiento del glúteo medio y mayor, acostado boca arriba con las piernas flexionadas, vas apoyar el tobillo de la pierna lesionada en la rodilla de la pierna opuesta. Después vas a sujetas el muslo de la pierna sana y la acercaras al pecho; sentirás  como el glúteo del lado lesionado se estira. (Fig 4)

En todos los casos se debe mantener las posiciones durante 15-30 segundos.

Tratamiento de la rodilla del corredor ejercicios de estiramiento 1
Tratamiento de la rodilla del corredor ejercicios de estiramiento 2

Ejercicios de fortalecimiento

Al igual que con los ejercicios de estiramientos los de fortalecimiento también han demostrado ser un buen tratamiento para la rodilla del corredor. La explicación es que en muchas personas que padecen de rodilla del corredor han presentado debilidad de los músculos flexores de la cadera; ya sea como causantes de la lesión o consecuencia de esta, así mismo los músculos del glúteo. Esto lo que genera es una disminución en la estabilidad de la pelvis y una falta de control excéntrica de la aducción del fémur.

Los ejercicios de fortalecimiento incluyen:

  • Acostado de lado sobre la pierna sana, y con una banda elástica en la parte inferior del muslo, realiza un movimiento de apertura de la pierna lesionada con respecto a la sana. (Fig 1)
  • Acostado boca arriba en posición de “puente” con una pelota entre las rodillas, subes la pelvis y alternas elevando una pierna y después la otra. No debes dejar de presionar la pelota ni de tener la pelvis arriba. (Fig 2)
  • Apoyado sobre brazos y rodillas y con una banda elástica al final de los muslos, realizas ejercicio de apertura de cadera, rotación interna y extensión de cadera con la rodilla flexionada. (Fig 3)
  • Usando un step, apoyas las piernas lesionada sobre el mismo; vas a descender la pelvis del lado sano unos centímetros, después vuelves a la posición inicial. (Fig 4)
Tratamiento de la rodilla del corredor ejercicios de fortalecimiento

Recomendaciones adicionales en el tratamiento de la rodilla del corredor

Anteriormente en nuestro post de causas la rodilla del corredor mencionamos el posible origen de esta lesión y entre varias tenían que ver con problemas de biomecánica en carrera. Por ello te recomendamos asistir a un podólogo o traumatólogo que analice que problemas puedes presentar y también tu pisada, para que sepas que correcciones debes realizar y si necesitas uso de ortesis como plantillas personalizadas.

Si quieres leer más información sobre lesiones en corredores y su tratamiento entra a nuestra sección de running.

⚠️Tal vez también quieras leer sobre:

Lesiones| Fascitis plantar, Periostitis tibial y Tendinitis aquilea.